LA PRIMERA PROPUESTA: AZOTEAS VERDES Y JARDINES COMPARTIDOS

Sevilla es un ejemplo claro de la denominada “Isla de calor urbana”, concepto utilizado para describir las oscilaciones de temperatura de la atmósfera y superficie del casco urbano comparada con su entorno inmediato no urbanizado.  Son especialmente intensas sus manifestaciones en los meses de primavera y verano, lo que implica el incremento en la demanda de energía, por el uso generalizado de los sistemas de aire acondicionado, el aumento de la contaminación atmosférica y, por tanto,  mayores emisiones de gases de efecto invernadero. Las modificaciones climáticas y el aumento de las temperaturas previstas en los escenarios presentes y futuros del cambio climático,  pueden ocasionar un aumento tanto en el número como en la intensidad de las islas de calor urbana, con el impacto ambiental correspondiente sobre la población afectada.

El incremento de la vegetación en la ciudad puede mitigar sensiblemente estos efectos indeseables, siendo un objetivo prioritario entre las medidas para frenar los efectos de las variaciones del clima.

Sevilla con sus aproximadas 750 has de zonas verdes (10,7 m2 /habitante) necesita un aumento paulatino de su masa vegetal, tanto arbórea como arbustiva y herbácea, para afrontar en las mejores condiciones dichos riesgos.

Las Azoteas Verdes y los Jardines Compartidos son actuaciones que implican a la ciudadanía y colaboran en la consecución de dichos objetivos.

13321727_1109016815808520_7429605795878406260_n

 Azoteas y Fachadas Verdes.

Las azoteas, cubiertas, terrazas, balcones y fachadas ocupan una superficie importante en el conjunto urbanístico de las ciudades. El uso de plantas en estos espacios disponibles de viviendas y edificios introduce color, estética y variedad en las ciudades; mejora la calidad del aire y la salud de sus habitantes, contribuyendo a la adaptación al cambio climático; proporciona beneficios para la biodiversidad, el aislamiento térmico y la eficiencia energética de los edificios y mejora el entorno urbano reduciendo la contaminación ambiental y absorbiendo ruidos.

Cubiertas verdes y cubiertas ajardinadas, son modalidades con distintos tratamientos de jardinería, arquitectura y manejo del agua para mejorar la eficiencia en el uso de los recursos y la posibilidad de su diversificación social: huertas de autoconsumo, espacios de césped para guarderías, zonas deportivas, etc. Siendo además compatibles con la posible incorporación de futuras instalaciones de energías renovables (fotovoltaicas, térmicas,…) para el suministro energético de los edificios.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Se propone por tanto la creación de cubiertas, jardines ornamentales y huertos por los propios usuarios  de las viviendas particulares, comunidades y edificios urbanos, de carácter tanto público como privado, mediante la utilización de aquellos  espacios disponibles ubicados en azoteas, terrazas, balcones y fachadas.

Con dicha iniciativa se persigue mejorar la calidad ambiental del espacio urbano, impulsando la participación y cooperación  ciudadana y la divulgación los valores botánicos y ambientales de la propia ciudad.

14233204_1179738445403023_7962859085447803961_n

 Jardines Compartidos.

El Jardín Compartido se define como un jardín concebido, construido y cultivado colectivamente por los habitantes de un área, generalmente urbana. Es un jardín de pequeña dimensión y cercano, administrado por una asociación que representa a los propios ciudadanos. Está abierto al barrio y promueve la interacción entre las generaciones y culturas. Ayuda a establecer relaciones entre personas de distintos lugares, desde las escuelas del distrito, residencias de ancianos, hospitales, asociaciones,…adquiriendo, junto a las cuestiones ambientales y el desarrollo de la biodiversidad, una fuerte dimensión social. Como ejemplo cercano a nuestro país, la ciudad de París fomenta este tipo de jardines y ha establecido unas normas para su uso (Les “Jardins Partagés”). Y numerosos son los proyectos de similares características que desde hace años se desarrollan por ciudades de todo el mundo.

Se trata pues de la creación de un Red de Jardines Compartidos mediante el uso de espacios públicos o privados existentes en los distritos municipales de Sevilla. Son espacios multidisciplinarios, normalmente gestionados por asociaciones sin ánimo de lucro, que actúan como soporte de actividades pedagógicas, culturales o artísticas gratuitas y están abiertos a todo el público.

La iniciativa pretende: favorecer las relaciones sociales de las personas implicadas en el proyecto, de acuerdo a los principios de respeto, solidaridad, convivencia y colectividad; desarrollar distintas técnicas de agricultura y jardinería de forma compatible con la biodiversidad y el medio ambiente; mejorar la calidad ambiental del espacio urbano;  impulsar la participación ciudadana y la cooperación en la mejora de los espacios habitados por sus propios usuarios y divulgar sus cualidades botánicas y medioambientales.

 

13537703_1124655920911276_7537032724314248704_n